La conversión de García Morente

P.S.B.

La conversión del filósofo Manuel García Morente transcurrió en la noche del 29 al 30 de abril de 1937 cuando se encontraba exiliado en París a causa de la Guerra Civil. García Morente encontró su ámbito de lo sagrado, la atmósfera peculiar de circunstancias especiales que estaban rodeando su vida en aquel momento y le hacían replantearse la realidad y el sentido de la vida.

Esta entrada en el ámbito de lo sagrado para alguien que antes había sido públicamente reconocido como ateo surge a partir de una actitud interior en él. La guerra, el exilio y su condición de Catedrático de Filosofía  provocan una ruptura de nivel para la comprensión de la vida desde un nuevo eje: salvación-perdición. La primera experiencia que confiesa García Morente se produce cuando escuchando La infancia de Jesús, de Berlioz, se queda sumergido en una paz interior y comienza a tener visiones de Jesús. Es allí donde empiezan a surgir los rasgos característicos del Misterio Vivo a diferencia del Misterio Teórico y Filosófico que él había estudiado: “la distancia entre mi pobre humanidad y ese Dios teórico me había resultado infranqueable”. De ese modo, García Morente comprueba la absoluta superioridad o transcendencia y la presencia interpelante o inmanencia del Misterio.

En primer lugar tiene una experiencia de lo tremendo. García Morente se sobrecoge en ese contexto de desconcierto: “Esta especie de visión…ese es Dios, ése es el verdadero Dios, Dios vivo”. Y también una experiencia de lo fascinante: “una inmensa paz se había adueñado de mi alma…en mi alma reinaba una paz extraordinaria”. Nos relata cómo el Misterio se hace presente en él y le interpela: “Le percibía allí presente… ¿Cómo es esto posible?”. García Morente experimenta un cambio de actitud la noche de su conversión. De responder al Misterio con una postura de increencia o indiferencia a tener una postura confiada. Vive una experiencia de lo sagrado, y empieza a percibir la realidad de manera más profunda: “Allí estaba Él, yo no lo veía, no lo oía, no lo tocaba, pero Él estaba allí”. Después tiene una verdadera percepción, busca a Dios y lo reconoce, “le percibía con absoluta e indiscutible evidencia… le percibía allí presente con entera claridad…aunque sin sensación”.

Este reconocimiento del Misterio como centro de su vida lo afirma cuando dice: “si Dios no se hubiera hecho carne en el mundo, el hombre no tendría salvación, porque entre Dios y el hombre habría siempre una distancia infinita que jamás podría el hombre franquear”. Allí se incluye la actitud salvífica de su relación religiosa, la salvación como gracia. En cuanto a las mediaciones presentes en la conversión de García Morente, discurren más por la actitud religiosa en su vida (subjetivas), que las mediaciones objetivas o hierofánicas. En este caso, el Misterio no se convierte en las visiones de García Morente, sino que la música o esas imágenes de Jesús le remiten hacia el Misterio. En García Morente, la presencia del Misterio no se refleja a través de ninguna Doctrina o Simbología sino por la dimensión activa: ritos como “permanecí de rodillas” y la oración, “Empecé a balbucir el Padrenuestro, pude restablecer el Avemaría, el Credo se me resistió por completo, así como la Salve”.

La rica vida interior de García Morente despierta, el Dios teológico de sus especulaciones filosóficas se desvanece para hacerse real, vivo y presente en aquella noche mística de angustia y desesperanza.

P.S.B.

 Para acceder al reportaje y relato completo de este “hecho extraordinario”: http://www.ciberia.es/~jmarti/GARCIA%20MORENTE%20BETANIA.htm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s