Ciberdelincuencia

P.S.B.

Internet se ha convertido, desde hace más de una década en la herramienta principal de la comunicación e información global.  Se ha configurado como una plataforma, utilizada por millones de personas en el mundo, en la que se mueven grandes cantidades de datos, se ofrecen servicios, se transmiten archivos y se mantienen conversaciones telefónicas en red.

Ciberespacio

Como observa Vinton Cerf[1]  “hay una dependencia básica subyacente respecto a Internet que sigue creciendo en número de usuarios y difusión internacional”. Una difusión que hace Internet se haya convertido en un vehículo irremplazable en el intercambio masivo de datos, como muestra el surgimiento en la red de sitios Web relacionados directamente con la búsqueda de información y comunicación entre personas como Google, Cuil, Yahoo, Facebook, Myspace, Youtube, Amazon, Itunes, así como multitud de chats, blogs y foros.

La cuestión que se suscita se encuentra en los muchos peligros que acechan en la Red derivados de su  uso. Internet ha hecho transparentes la vida de los usuarios e internautas y mediante diversas aplicaciones y programas se pueden vulnerar la privacidad de la persona y la seguridad  de las tecnologías informáticas. A pesar de los peligros actuales y potenciales, Internet no ha perdido todavía su neutralidad y eso ha sido en parte  la clave de su crecimiento y popularidad[2].

Con la informática, se han abierto nuevas posibilidades en la realización de determinadas acciones dolosas e imprudentes que pueden ser consideradas como delictivas.

Por otra parte es interesante estudiar desde el enfoque criminológico la fuerte influencia en la psique que ha supuesto la aparición de Internet. Funciona como un espacio virtual, una segunda realidad, dónde algunas personas se comportan igual o de manera diferente a cómo lo hacen en el mundo real.

En Internet se proyecta la personalidad, se manifiestan conductas humanas, se producen transformaciones del yo y en la identidad porque como apunta Mónica Whitty “en el ciberespacio no hay una unión entre el cuerpo y la identidad”. Esta inestabilidad psíquica en ciertas personas puede desembocar en actos delictivos en la red.[3] Internet permite la construcción de un yo artificial con el que el usuario se exhibe hacia el exterior en un momento concreto facilitando la comisión de delitos a partir de una falsa relación entre la víctima[4] y el autor, que adopta otra personalidad.

El problema que existe es que en la red no hay una clara frontera entre los actos virtuales y las consecuencias reales y jurídicas, y una determinada acción puede tener unos efectos desmesurados, tanto en el ámbito de lo económico e informativo, como en las relaciones sociales y psicológicas.

La delincuencia en Internet es una nueva realidad para el Derecho porque los avances tecnológicos implican nuevas modalidades y métodos que antes no existían para la comisión de delitos.

La red de redes otorga mayor facilidad y efectividad para delitos como el tráfico de drogas, delitos contra menores, la violación a los derechos de autor, la estafa, el hurto, la injuria y la calumnia, la violación del correo electrónico, la extorsión y el terrorismo.

En definitiva, la delincuencia que se produce en el ciberespacio[5], es una delincuencia muy sofisticada que requiere nuevas y mejores legislaciones para hacer Internet más seguro.

P.S.B.


[1] Premiado en 1997 con la Medalla de Tecnología de EEUU por crear y desarrollar Internet.

[2] El Gobierno español según el marco de la Carta de Derechos del Usuario de Telecomunicaciones no aplicará regulación para desincentivar su uso.

[3] Como el fenómeno del ciberstalking (persecución y acoso en Internet) que sufrió la famosa tenista Kournikova por parte del acosador virtual William Lepeska, o el video de Youtube de los golpes propinados a Victoria Lindsay.

[4] Como el caso de Megan que sufrió mobbing virtual.

[5] El término ciberespacio fue popularizado por el autor estadounidense de ficción científica William Gibson en su libro Neuromante (1984). El otro aspecto del ciberespacio se refleja en esta cita: el de un sistema para organizar las ingentes cantidades de datos almacenados en los ordenadores o computadoras y para acceder a esos datos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s